Adicciones en el trabajo. Mejor no hablar de ciertas cosas – La Nacion 27 de junio de 2018

Adicciones en el trabajo. Mejor no hablar de ciertas cosas

Los problemas con las drogas o el abuso del alcohol tienen un impacto cada vez mayor en la productividad de las organizaciones

Eugenio Marchiori

27 de junio de 2018

Francisco es operador de bolsa en una gran banca de inversión multinacional. Su intensa jornada puede llegar a doce horas o más. La relación con el equipo de trabajo es crucial para su desarrollo así que a la noche -para bajar la adrenalina y hacer “team building”- se van juntos a tomar unos gin-tonic y se fuman un porro. Para mantenerse “sobrio” aspira unas líneas de merca. Afirma que lo tiene controlado. Cristina recurrió a los ansiolíticos para poder sobrellevar a su jefe, un bully que la maltrata de manera continua. Sus compañeros notaron el cambio de conducta, pero no saben cómo manejar la situación. Juan Pablo baja al bar de la esquina de la oficina y se toma unos whiskies al final de su día en un empleo que lo hace infeliz. Cuando llega a su casa, está en el límite de la borrachera y se pone violento. Su entorno lo tolera porque es el único sustento económico de la familia. Juan trabaja en la línea de producción de una fábrica textil. Su tarea es repetitiva y monótona. Desde que, en el baño de la planta, comenzaron a vender marihuana y pastillas encontró un escape para su tedio y su frustración. Jorge trabaja en una empresa de tecnología de Silicon Valley. Comenzó a consumir microdosis de LSD cuando le contaron que estimulan la creatividad. Hoy no puede dejar de hacerlo .

Los nombres son ficticios; las situaciones son reales. La dimensión que alcanzó el flagelo de las adicciones en lugares de trabajo es un reflejo de lo que ocurre en el resto de la sociedad. Según la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar), más del 70% de las personas ocupadas de entre 16 y 65 consumen alcohol; el 9%, marihuana, y luego cocaína, psicofármacos y otras sustancias.

Estructura y consecuencias

El de las adicciones es un problema con varias aristas. Involucra una larga serie de sustancias que incluyen drogas legales (alcohol, benzodiacepinas, anfetaminas y anabólicos), drogas ilegales (marihuana, cocaína, éxtasis, LSD, pasta base, sintéticas y hongos alucinógenos) y otras (solventes y pegamentos).

Impacta en todos los niveles de la organización, pero suele permanecer como un secreto a voces. Son pocas las empresas -incluso las grandes- que tienen políticas adecuadas para gestionarlo. Es raro que existan procedimientos para indicar -por ejemplo- cuál debería ser la actitud que debe adoptar un empleado cuando observa a otro bajo la influencia del alcohol o de algún psicotrópico. El temor a ser considerado un “buchón” termina por convertirse en una trampa en la que la persona enferma es quien más se perjudica.

Los efectos son múltiples: ausentismo, pérdida de empleo, reducción de la productividad; aumento de los errores, de los accidentes y de las lesiones; caída de la moral y del clima laboral, y desplome de la reputación de la compañía. Desde luego, el daño a la salud de las personas puede ser irreparable.

Agustín Sosa -licenciado en psicología y especializado en adicciones- explica que la adicción no es solo un tema de consumo, sino algo más complejo. La pérdida del trabajo, una separación, una riña familiar o cualquier otro evento traumático pueden ser disparadores para una persona vulnerable. Aunque el momento de origen no está claro, hay una interacción entre la droga, el individuo y el entorno.

Se consideran tres niveles de consumo: el uso, el abuso y la dependencia. En el primer caso, el consumo es moderado durante una comida, una reunión social o en otra situación no habitual. El segundo nivel implica un grado de intoxicación que deja a la persona sin posibilidad de conducirse por sí sola. Suelen ser microperíodos de abuso compulsivo intercalados con otros de abstinencia. En el último estadio, la persona no puede pensar en otra cosa. Imagina cuándo será el próximo momento, con quién lo hará, dónde conseguirá la sustancia, etcétera. Aunque no todo el que consume es adicto, quien lo hace realiza una apuesta arriesgada, ya que, a priori, nadie conoce su grado de sensibilidad.

De acuerdo con estudios empíricos de RAND -una ONG norteamericana dedicada a investigar sobre la salud en el trabajo- , el uso de sustancias como el alcohol y los tranquilizantes afecta el tiempo de reacción, el razonamiento, la coordinación y el juicio, lo que explica el incremento en el riesgo que corren los trabajadores y el entorno si han consumido, incluso una cantidad mínima.

El riesgo varía según las industrias. Las más expuestas son las que pueden afectar a terceros y al medio ambiente, como la minería, la petrolera y el transporte, tanto de personas como de mercaderías. Son muy recordados desastres como el del buque petrolero Exxon Valdez, cuyo capitán sufría de alcoholismo y causó un derrame de petróleo en Alaska, y el del vuelo 9525 de Lufthansa, cuyo copiloto sobrellevaba un estado depresivo y estaba medicado cuando estrelló el avión con 150 personas a bordo para suicidarse.

Según el ingeniero Adrián Pagani -con más de 40 años de experiencia en la industria minera-, en actividades como la minería, en la que se manejan equipos de cientos de toneladas, nada puede dejarse librado al azar. Cuando los yacimientos se encuentran alejados de las ciudades, los trabajadores pasan largos períodos (que pueden variar entre 7 y 21 días) en las minas. En esos casos se realiza una revisión al ingreso y el consumo queda acotado. Pero cuando los trabajadores regresan a la ciudad todos los días, el control se vuelve sumamente difícil. Como el efecto de las sustancias puede durar varias horas o días, hay políticas de seguimiento en el lugar de trabajo.

Un problema social y de salud

Ernesto González -doctor en psicología social y director académico de la diplomatura del Centro Argentino de Prevención Laboral de Adicciones (Capla)- comenta que los sindicatos se involucran, ya que -además del riesgo- se trata de un tema de salud de sus afiliados. Dado que ellos mismos suelen administrar las obras sociales, tienen un doble interés en actuar desde la prevención. Para González, la colaboración entre gremios y empleadores en el tema es un auténtico cambio de paradigma.

En últimos tiempos se observa el crecimiento de las benzodiacepinas, que son los psicofármacos más prescriptos. Indicados para el tratamiento de la ansiedad, de la depresión y del insomnio, su uso se convirtió en un hábito que se relaciona con el trabajo a presión en ambientes hostiles. Se estima que cerca de ocho millones de argentinos las consumen. Su acción disminuye la sensibilidad y así permite resistir situaciones emocionalmente insostenibles. En algunos círculos las llaman “píldoras felices”. Las empresas deben detectar las áreas donde se las usa y tomar medidas para revertir el clima negativo.

Según la Sedronar, en la Argentina, las cifras disponibles sobre las adicciones en el lugar de trabajo no alcanzan para explicar toda la problemática. A pesar de la falta de datos, los especialistas coinciden en que la tasa de recuperación es muy baja. Es por eso que las empresas, los sindicatos y el Estado se deben asociar para trabajar de manera coordinada en el control y -en especial- en la prevención.

El consumo de sustancias psicoactivas en el trabajo es un problema de salud que afecta, de manera directa o indirecta, a toda la población. La sociedad en pleno debe reaccionar y ponerlo sobre la mesa. Más allá de eso, el primer paso es asumir la responsabilidad individual y evitar el consumo cuando exista el peligro de afectar la labor diaria.

Peligros

Las drogas o el alcohol no son las únicas adicciones que amenazan a las organizaciones. Una persona adicta también puede sucumbir a la compulsión por el juego, el sexo, el trabajo, el dinero, la comida o los anabólicos

Por: Eugenio Marchiori

https://www.lanacion.com.ar/2147657-adicciones-en-el-trabajo-mejor-no-hablar-de-ciertas-cosas

 

Te interesó este artículo? Recomendalo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Email
Esta entrada fue publicada en Noticias, Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario