El 25% de los accidentes laborales se relacionan con adicciones – CLARIN

22/04/2018

·        Clarin.com

Alcohol y drogas en el ámbito laboral

 

Son pocas las empresas que tienen programas para prevenir el consumo problemático de sustancias adictivas entre sus trabajadores.

El alcohol es fuente de ausentismo no declarado: ausencias momentáneas del trabajador de su puesto de trabajo.

El alcohol es fuente de ausentismo no declarado: ausencias momentáneas del trabajador de su puesto de trabajo.

 

 

 

Gabriela Samela

 

 

 

Entre el 20 y el 25% de los accidentes laborales que se producen anualmente a nivel mundial está relacionado con el consumo de drogas y alcohol, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y el ausentismo entre los consumidores es de dos a tres veces mayor que el del resto del personal.

Si a estos datos se suma que, según datos de Sedronar, en 2017 la incidencia de los consumos de alcohol y drogas fue más elevada en la población económicamente activa que en la población inactiva, se evidencia que el ámbito laboral está atravesado por el problema de las adicciones. Sin embargo, son pocas las empresas que tienen políticas activas de prevención y contención de los trabajadores con consumos problemáticos.

 

En 2014, la por entonces Coordinación de políticas de prevención de adicciones y del consumo de sustancias psicotrópicas y drogas con impacto en el mundo del trabajo (CoPreAd) publicó una investigación que daba cuenta de “la ausencia de protocolos de actuación ante consumo problemático por parte de las empresas”.

Según Ernesto González, director del Centro Argentino de Prevención Laboral de Adicciones, uno de los ejes del problema es que “existe un vacío legal en materia de adicciones en el ámbito laboral argentino. Al día de la fecha no contamos con una ley específica en la materia”.

Pero, por otro lado, “el consumo indebido de drogas provoca riesgos adicionales, generalmente más perceptibles cuando ponen en peligro la vida y la integridad de terceras personas”, señala el experto.

El tema adicciones “atraviesa todos los ámbitos a nivel comunitario: colegio, barrio, club y, finalmente, el ámbito laboral”, dice, por su parte, Jorgelina Devoto, directora del Instituto de Prevención de las Adicciones (IPA) de la Universidad del Salvador. Allí realizaron en 2016 un estudio que registró la creciente disponibilidad de drogas ilegales entre jóvenes de 12 a 18 años, “jóvenes que en breve ingresarán al mercado laboral”; observa Devoto.

“El tema no puede soslayarse porque las empresas, además, tienen una responsabilidad legal enorme que tiene que ver también con el dinero que tienen que gastar para evitar riesgos o para pagar las consecuencias de los riesgos”, advierte.

72,8% fue la prevalencia del consumo de alcohol entre la población activa en 2017 y 58,6% entre la inactiva, según datos de Sedronar.

Si el tema de las adicciones irrumpe inevitablemente en el ámbito del trabajo, la cuestión es cómo afrontarlo: “Hay distintos modelos para entenderlo. Si lo entendemos desde lo punitivo, separando al que tiene el problema, se soluciona ese caso, pero el próximo que viene puede tener el mismo problema”, analiza Devoto.

Por eso, los especialistas recomiendan generar protocolos de acción y planes de prevención. “Hay una prevención que llamamos universal que se dirige a toda la población laboral. Después, hay una prevención que es selectiva y está dirigida a la población que tiene mayor riesgo de adicciones. Por último, está la prevención indicada entre las personas con consumos problemáticos, que implica tratamiento”, explica González.

Sin estigmas

YPF decidió tomar el tema desde una perspectiva preventiva, antes que punitiva. En 2013, desde el área de Salud, “se pensó en hacer un programa donde prevalecieran la prevención y el cuidado de la salud, basados en la Ley de Salud Mental (22657), que establece que las adicciones deben ser tratadas como una enfermedad mental y abordadas por profesionales de esa área sin ningún tipo de estigmatización”, cuenta Fernanda Meschini, coordinadora del Programa de Prevención de Adicciones de la petrolera.

9,4% fue la prevalencia del consumo de marihuana entre la población activa en 2017 y 4,9% entre la inactiva, según datos de Sedronar.

El proceso incluyó el desarrollo de una normativa interna, la capacitación de los equipos y la comunicación a todo el personal sobre el programa que se iba a poner en marcha.

“Trabajamos en esta norma, en forma integrada, las áreas de Salud, Recursos Humanos y Relaciones Laborales, en la que nos apoyamos para llegar a los gremios. También participaron Seguridad e Higiene y las distintas gerencias de negocios”, detalla Mariana Euti, médica coordinadora de Salud Ocupacional en YPF.

Cuando todos los empleados estuvieron al tanto de la norma, la empresa comenzó con las evaluaciones médicas preventivas, testeos aleatorios que sirven para determinar si el empleado “está en condiciones de salud para tomar su puesto de trabajo o para seguir trabajando”, explica Euti.

“Cuando identificamos un resultado positivo, se hace un retiro anticipado de la persona, para su cuidado y el de sus compañeros e instalaciones. La persona se va con un turno para tener una entrevista y ser evaluado, ya que el resultado es un dato que no nos dice si el consumo fue ocasional, si es problemático o si hay una adicción y necesita tratamiento”, detalla Meschini.

De acuerdo a la evaluación posterior es el seguimiento que se hace del empleado hasta su reincorporación en las tareas. “El empleado sabe que en el servicio médico puede preguntar, que nadie lo va a sancionar, ni estigmatizar, ni perseguir. Es una posibilidad de llegar lo antes posible al problema, antes de que sea una adicción propiamente dicha”, agrega Meschini.

Las profesionales aseguran que “YPF fue precursora en no desvincular a una persona por una problema de salud. Y tuvimos impacto alentando a otras compañías a mirar el problema de otra manera”. De hecho, el año pasado YPF fue anfitriona y co-organizadora junto ARPEL, la asociación de empresas petroleras de la región, de una jornada de prevención de adicciones en el ámbito laboral.

Además, dice Meschini, “nuestro programa se está ampliando: desde el año pasado empezamos a hacer talleres con familias”.

La extensión de las capacitaciones sobre adicciones hacia las familias de los empleados también forma parte de las acciones que desarrolla la empresa Emergencias. “Entendemos que es clave para manejar la prevención”, dice Magdalena Llavallol, directora de Desarrollo Humano y Legales. Allí también se realizan testeos aleatorios: “Tenemos un equipo que acompaña desde lo psicológico o médico. Si hay un positivo se hace una suspensión preventiva y, para sostener su sueldo, el empleado está obligado a cumplir con el tratamiento que se le haya indicado”, agrega.

“La clave está en prestar atención a los detalles y escuchar a los colaboradores”, dice, por su parte, María Elena D’angelo, directora de RR.HH. para el Grupo de Mercados Sur de Avon. “Estar cerca nos permite identificar aquellos casos que pudieran necesitar un acompañamiento diferente. Siendo así, los convocamos con respeto y cuidado, para poder escucharlos y orientarlos junto a un especialista para que logren salir de su adicción. El apoyo profesional dentro del ámbito laboral puede ser un gran pilar del proceso de recuperación”, afirma.

https://www.clarin.com/economia/25-accidentes-laborales-relacionan-adicciones_0_H1E2SvInM.html

 

Te interesó este artículo? Recomendalo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Email
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario